Sáb, 17 Noviembre
El tiempo - Tutiempo.net

 

retail apocalipsis estadosunidos Sears min

 


 Los datos indican que en los próximos cinco años la tendencia podría continuar.


La quiebra de Sears es un caso más de lo que en EE UU ya denominan el ‘apocalipsis del retail’.Para muchos, es un nuevo caso del fenómeno de cierres masivos de establecimientos comerciales, que en Estados Unidos se ha dado en llamar apocalipsis del retail. El fenómeno parece ir en aumento en el país, estimándose que solo en 2017 cerraron 8.600 establecimientos. 

El origen del problema es complejo y su impacto real debe calibrarse con prudencia. En primer lugar, si bien es verdad que en ciertas categorías como la de los grandes shopping malls los cierres de establecimientos han sido notables, no está claro que se haya producido una reducción neta del número total de establecimientos. Todo parece indicar que estamos frente a un cambio de preferencias del consumidor respecto al formato de establecimiento, más que ante una hecatombe comercial de proporciones bíblicas. Nada místico entonces.

En segundo lugar, la mayoría de los cierres se han producido por razones más terrenales. Con gran número de espacios comerciales obsoletos, Estados Unidos cuenta con una superficie bruta per cápita que es siete veces la de España, un exceso de superficie comercial que no ha experimentado una verdadera corrección desde los años ochenta. Algunos de estos centros fueron sobreendeudados en periodos de dinero barato, lo que explica que más de la mitad de los cierres lo sean por bancarrota. La quiebra de Toys R Us, la tercera mayor de la historia del país, es un caso claro. Sears parece otro buen ejemplo. Business as usual.

En último término, la tienda física tiene todavía algo que una página web no puede proporcionar, que es la experiencia sensorial. Los economistas Pine y Gilmore ya describían en 1998 la economía de la experiencia como la última etapa en el desarrollo económico y postulaban que entregar experiencias únicas debía ser la máxima aspiración de cualquier negocio. Como afirma el experto Doug Stephens en Business of Fashion, “las experiencias no venden productos: son el producto”. Ser capaz de crear experiencias únicas, con alto grado de personalización y coherencia en todos los puntos de relación con el cliente será algo cada vez más imprescindible.

A pesar de su enorme trascendencia, el negocio online no representa globalmente mucho más del 8% del comercio total, lo que significa que sigue existiendo una enorme oportunidad para acercar el punto de venta real al cliente.


 Fuente: América Retail 

0
0
0
s2smodern