Vie, 20 Julio
El tiempo - Tutiempo.net

 16 04 Marcas

 


El objetivo es beneficiarse del flujo peatonal y de estar en zonas que concentran locales que apuntan al mismo segmento.


 En el mundo en el que algunos centros comerciales luchan por mantener la demanda frente al avance de la web, las marcas internacionales y argentinas siguen apostando por la apertura de puntos de venta. Algunas pasan de ser parte de otros canales de venta al local propio; otras, de una estrategia fuerte en línea al mundo físico. Sin embargo, la fórmula anglosajona "location, location, location" no tiene igual significado para los distintos rubros: algunos buscan beneficiarse del flujo peatonal o automovilístico; otros, de los "polos", aquellas zonas que concentran locales de rubros similares o que apuntan a un mismo target.

"Los corredores importantes siguen siendo Santa Fe y Callao y Cabildo y Juramento -señala Marcelo Zuliani, gerente comercial de Colliers Argentina-. Las aperturas más recientes estuvieron ligadas en su mayoría a la gastronomía, y el rubro más castigado fue la indumentaria". Dentro de los siete principales corredores de la Ciudad de Buenos Aires, son los dos rubros más "presentes": el primero ocupa, en promedio, el 15 por ciento de los locales; el segundo, el 49 por ciento, de acuerdo con un informe de la inmobiliaria con datos del segundo semestre de 2017. En los últimos seis meses del año pasado, la superficie ofrecida en Buenos Aires aumentó el 30,92 por ciento: en este momento hay 6978 m2 disponibles, lo que significa 1648 metros cuadrados más que en el primer semestre de 2017. Las zonas clave con esa disponibilidad son la peatonal Florida y Santa Fe y Pueyrredón. Para que se dinamice el mercado de locales comerciales, dice Zuliani, hace falta que vengan más grandes cadenas de moda o gastronómicas que tomen varios metros cuadrados: "Pocos jugadores están dispuestos a invertir en este sentido y son pocas las empresas que están pudiendo tomar grandes superficies", diagnostica. Por otro lado, pronostica que Puerto Madero será "el corredor del futuro" porque está mejorando su tasa de vacancia.

Mientras tanto, las compañías siguen su estrategia más allá de los corredores principales: Barugel Azulay, especializada en insumos para la construcción de baños y cocinas, trasladó su local insignia a la avenida FigueroaAlcorta y Ramsay, en el barrio de Núñez, a mediados de 2017. Se trata de un edificio de cinco pisos que demandó una inversión de US$20 millones y en el que la compañía decidió ser propietaria.

La elección de la zona fue por el concepto de "polos". Así lo explica Cristian Basualdo, gerente general de la empresa: "Queríamos que el local estuviera dentro de la Capital Federal y notamos que en el bajo Núñez se formó un cluster de decoración. Somos un negocio de destino: la gente se traslada a comprar acá, no es que pasan y se tientan, por lo que queríamos ubicarnos en una zona de diseño", explica.

0
0
0
s2smodern