Mar, 16 Julio
El tiempo - Tutiempo.net

 


Por decisión o por resignación, el Gobierno priorizará el año próximo la consolidación del crecimiento económico por encima de la velocidad de la reducción de la inflación.


El Gobierno quiere aprovechar el envión de este año, que terminará con un crecimiento del PBI cercano al 3% y una inflación del 24%, para lograr el segundo año de crecimiento en forma consecutiva, un fenómeno que no se logra desde hace seis años.

Dado que el ajuste de precios relativos se mantendrá el año que viene, el Banco Central ya se resignó a que la inflación core -que no toma en cuenta ni los precios estacionales ni los regulados- recién podría alcanzar una velocidad crucero del 1% mensual en el segundo trimestre del año próximo.

En este sentido, aunque a veces hay fuertes discusiones conceptuales entre los funcionarios del Banco Central y los del equipo económico, los intereses parecen alineados, aunque sea por diferentes razones. Todos coinciden en que la inflación tardará en bajar y el Gobierno cree que hay que garantizar, al menos, que la economía crezca un 3,5% el año próximo.

En la Casa de Gobierno, un calificado funcionario que monitorea la evolución de la economía dijo: "No me preocupa tanto que se demore la baja de la inflación como que no logremos crecer igual o un poco más que este año".

El crecimiento por dos años consecutivos sería clave para mejorar las expectativas de inversión, empleo y consumo.

Pero acá se plantea otro dilema: el Gobierno también está bastante preocupado por el atraso del tipo de cambio, y por esta razón también quiere que el Banco Central reduzca la tasa de interés. "Es la cuestión más compleja que tenemos para resolver", admitió el funcionario.

Otro importante integrante del Gobierno aseguró que ceder en 2 o 3 puntos en la tasa de interés no afectará en forma sustancial la lucha contra la inflación, pero sí puede ser relevante para robustecer el crecimiento económico. Y, a la vez, indicó que crecer 4% o 5% es mejor que un 2% o 3%, en términos de lograr los objetivos de reducir el déficit fiscal, generar empleo y estabilizar las muy altas necesidades financieras.

Por esta razón, pasado el período de reformas de este mes, el equipo económico buscará mejorar la coordinación con el Banco Central.

Aprobada la reforma previsional, el Gobierno respira más aliviado, ya que se trataba de la más controvertida de las discusiones legislativas. En voz baja, los funcionarios admiten que el Gobierno se ahorrará unos $ 70.000 millones por el cambio en la fórmula de ajuste en los haberes, aunque una parte de esa mejora en las cuentas fiscales se perderá con la aplicación de la reforma tributaria, que se convertirá en ley la semana próxima.

"El día que ganamos las elecciones legislativas nadie podía creer que íbamos a tener la reforma previsional, el pacto fiscal y la reforma tributaria. Y estamos muy cerca de lograrlo, antes de fin de año", dijo el funcionario, con evidente orgullo.

De cara a 2018, en la Casa de Gobierno afirman que el panorama luce favorable porque la inversión puede crecer al 12,5%, como se planteó en el presupuesto nacional. "Ahora, la inversión crece al 15%, y si se mantiene a un ritmo del 10% anual estará muy bien. La rentabilidad ya es buena en energía, construcción, agroindustria y telecomunicaciones; el año próximo se sumará el sector automotor", explicó el funcionario.

Los economistas que trabajan en el sector privado coinciden en que habrá otro año de crecimiento, pero hacen sus advertencias por la "bola de nieve" de las Lebacs y por el creciente déficit externo.

Con matices, los analistas consultados destacaron la aprobación de las leyes que propuso el Gobierno después de ganar las elecciones legislativas de octubre.

Miguel Kiguel, director de Econviews, dijo que la aprobación de la ley previsional "se percibe como una consolidación del poder del Gobierno y reafirma la gobernabilidad que se esperaba que la administración de Macri consiguiera luego de la victoria electoral del 22 de octubre".

"Otro elemento importante es que la reforma asegura una reducción del gasto público que permite cumplir con las metas de déficit fiscal que se fijó el Gobierno para los próximos años, que ayudarán a mejorar la calificación crediticia del país y a bajar el costo de financiamiento", agregó Kiguel.

El ex secretario de Finanzas Lisandro Barry opinó que "es sumamente importante que los acuerdos con el peronismo federal o los gobernadores hayan funcionado en un tema tan sensible".

Hacia adelante, los economistas coincidieron en que es más probable que el Gobierno cumpla con su meta de crecimiento que con la de inflación (de 10%). Y consideraron que el año próximo se mantendrá el escenario de atraso cambiario.

Javier Alvaredo, director de la consultora ACM, dijo prever un crecimiento económico del 3,3% en general, y alzas del 10% en la inversión y del 3,2% en el consumo.

Además, estimó que la inflación será del 17% en 2018, "lo cual marca la continuidad del proceso de desinflación, aunque a un ritmo de convergencia mucho más moderado de lo que plantean las metas del Banco Central", que van del 8% al 12%.

El economista también sostuvo que el Gobierno podrá cumplir con la meta de un déficit del 3,2% de déficit primario y dijo que el déficit financiero llegará al 5,5%; en tanto, estimó que el desempleo bajará al 7,5% y que el dólar llegaría a $ 20,2.

"El programa de reformas no es la panacea, pero en caso de poder ser cumplido en los próximo cuatro años, permitirá sentar las bases para avanzar en un proceso de desarrollo, reduciendo la alta volatilidad de nuestra economía", afirmó.

El director de Abeceb, Dante Sica, hizo sus apreciaciones con respecto al valor actual del dólar: "El tipo de cambio aumentó 10% en el año, mientras que la inflación cerrará en torno a 24%; la combinación da como resultado un atraso cambiario".

Y advirtió que "si bien la ganancia de competitividad cambiaria de la devaluación de diciembre de 2015 aún no se desvaneció, el horizonte de consolidación fiscal lleva a pensar que el dólar estará planchado, al menos durante todo 2018".

Por lo tanto, agregó, "hay que avanzar en reformas que no sólo le den fundamento a la reducción del déficit, como la previsional, sino que también permitan apuntalar la competitividad genuina de la economía vía aumentos de productividad y reducción de costos". Según su análisis, esta tarea se vuelve ineludible "para que la economía pueda seguir creciendo al 3% o 4% durante los próximos años".


Fuente: La Nación

0
0
0
s2smodern

 


Tuvo una reducción de casi 16 puntos porcentuales respecto a 2016, con expectativas también en baja para 2018. Para los analistas, el resultado en general "es bueno".

La inflación camina a cerrar el año en torno a 24,5%, de acuerdo a distintas estimaciones de consultoras y especialistas, una reducción de casi 16 puntos porcentuales respecto del 40% que se marcó en 2016 y con expectativas para 2018 también en baja, alrededor del 16,5%. La tendencia a la desaceleración del ritmo de avance del nivel general de precios es rescatado por analistas como el principal éxito de la política monetaria, aunque las dudas empiezan cuando se comparan los resultados con los objetivos. La cifra anual supera por 7 puntos porcentuales al techo de la meta de inflación para 2017, la inflación de fin de año está lejos incluso del objetivo informal del 1% mensual y esos desvíos aumentan los costos en materia de tasa, balance del Banco Central (BCRA) y atraso cambiario.

"En general, creo que el resultado es bueno, porque en un año en el que subiste tarifas y el dólar se movió poco pero se movió, terminaste con una inflación considerablemente a la del año pasado y equivalente a 2015, un año en el que planchaste al dólar y a las tarifas" dijo Gabriel Zelpo de Elypsis.

"A pesar de los desvíos de la meta y los objetivos intermedios, creo que la novedad es un BCRA creíble, que explica por sí sólo varios puntos de desinflación", coincidió Hernán Hirsch, de FyE Consult.

Una serie de inflación mensual armada con empalmes del IPC Indec GBA y el IPC de la Ciudad de Buenos Aires por Eco Go para paliar la falta de estadísticas fiables- muestra que en 2017 se transitó un camino desinflacionario. Al cierre de 2016 la inflación había acumulado un avance de 39,4% que en estos doce meses se moderó hasta un 24,4%, estimado. El resultado, visto así, es positivo incluso si se lo compara con el 27% de inflación que se estima marcó 2015.

Para lograr este recorrido, la tasa de interés de referencia que debutó este año -el centro del corredor de pases a 7 días- se movió 4 puntos al alza a lo largo del año. Pasó de 24,75% en enero al 28,75%, con sólo tres subas a lo largo del año: una en abril, otra en octubre y la última en noviembre.

Mismo movimiento mostró la tasa de la Lebac a un mes, de 24,75 a 28,75% en el año, aunque con un piso de 22,30% en marzo que el propio titular del BCRA, Federico Sturzenegger, ha lamentado como un relajamiento prematuro. La tasa de Lebac es la prueba de que las cosas no salieron exactamente como estaban planeadas: a fines de año pasado se esperaba que cerraran 2017 en 20%.

A los factores monetarios se le sumaron, además, saltos por encima de lo esperado en materia de tarifas. Sobre todo este mes de diciembre, pero también por ejemplo con el alza del 8% de combustibles de octubre.

El acuerdo entre los analistas es que las metas de inflación fueron demasiado ambiciosas y que, aunque ello no impidió que el BCRA lograra fijar un camino descendente para la inflación, si causó que se pagaran costos extra en materia de tasas, tipo de cambio y déficit cuasifiscal (el del BCRA).

"En materia de costos, una tasa más alta de la que esperabas es atraso del tipo de cambio real, esfuerzos para el BCRA y tasas altas para el sector privado", señala Furiase.

En cuanto al esfuerzo que hizo el balance del BCRA, se puede mencionar que la política de esterilización de liquidez por parte del Central llevó el stock de Lebac de $ 663.000 millones de diciembre de 2016 a $ 1,16 billón de pesos al pasado 18 de diciembre. Hasta noviembre eso costó $ 116.000 millones en intereses.

Ese esfuerzo se hizo para esterilizar $ 250.000 millones de pesos que fueron emitidos por el ente monetario para adquirir u$s 15.000 millones que pasaron a engrosar sus reservas, hoy en niveles récord históricos superiores a los u$s 55.000 millones frente a los u$s 37.000 millones de un año atrás. Otros $ 130.000 millones se emitieron para financiar al fisco con adelantos transitorios y transferencias de utilidades, de acuerdo con la coordinación entre el Tesoro y el BCRA.

El dólar, mientras tanto, lastrado tanto por las tasas altas como por el ingreso de divisas de deuda, se movió apenas algo más de $ 2,20 hasta el viernes pasado (un 13%) para quedar en $ 18,34.

"Con metas más realistas se podría haber usado una tasa menor y tener un dólar más alto, que minimizara el déficit externo", dijo Zelpo. "Sin embargo, aunque ya las metas no sean representativas, todavía el mercado presta atención a previsiones de inflación que son a la baja", concluyó.

La meta de inflación para 2018 es del 10%, con un margen de error de dos puntos. Las expectativas de inflación relevadas por el BCRA están en 16,6%.


Fuente: Cronista

0
0
0
s2smodern

 


Las ventas navideñas se movieron este año con "mucha tranquilidad" y subieron apenas 0,8% frente a la misma fecha del 2016, informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Así surge de la medición a precios constantes realizada por la entidad entre el 22 y 24 de diciembre en 1800 comercios pequeños y medianos del país.

Fue una Navidad poco habitual para el comercio, ya que las compras comenzaron mucho más tarde que otras veces. "Lo que finalmente terminó definiendo la tendencia positiva de la fecha fueron las ventas a última hora del sábado y media tarde del domingo", indicó el reporte.

A la hora de señalar las posibles, la CAME señala que fue consecuencia de una previa particular debido a que el lunes se sucedieron disturbios en Capital Federal mientras el martes hubo paro. Esto derivó en que la gente se movilizara en los últimos días a comprar ya que en la semana regresó muy tarde, sumado a algunos cortes de luz en los últimos días.

Además, muchos esperaron hasta el final especulando captar las mejores ofertas. Sin embargo, el trabajo dice que los negocios que no tuvieron promociones generosas, descuentos adicionales o cuotas sin interés, tuvieron poca dinámica. El resto, mientras pudo resignar rentabilidad, "vendió muy bien".

Durante sábado y domingo, en la previa a la nochebuena, la entidad realizó una recorrida por los centros comerciales a cielo abierto o calles de barrios y avenidas de grandes y medianas ciudades, se podían ver locales repletos de gente. Por un lado, se observaron colas hasta la puerta para pagar, y al lado, otro local del mismo rubro vacío o menos concurrido.

Aun así, la fecha no fue mala, aunque es cierto que los empresarios esperaban más. Sobre todo con muchos trabajadores que ya cobraron el aguinaldo y la mejora en el empleo y el poder adquisitivo del sueldo de los últimos meses.

Pero hubo mucha competencia de las grandes cadenas con precios imbatibles para los negocios más chicos.

0
0
0
s2smodern

 


Sin el rebote esperado del consumo, las cadenas minoristas cierran un año complejo y con barreras de distinto tenor para el sector. Empero, los principales referentes anticipan un mejor escenario y ponen sus fichas en 2018.

La industria del Retail tuvo este año, en boca de los principales líderes, variados contratiempos. Entre elevados costos, caída del consumo y necesidad de recuperar la confianza de los clientes, algunos referentes calificaron a 2017 como "desafiante". De todas formas, en su mayoría ponen el foco en 2018 y apuestan por resultados "muy positivos". En un balance anual, presidentes, CEOs y gerentes manifiestan a El Cronista su visión acerca de la política, las inversiones y su influencia en la economía.

Si se observan los datos arrojados por el Balance del Canal de Supermercados para 2017 realizado por la consultora Nielsen, hubo un recupero del consumo en grandes cadenas en comparación con el mes anterior, que alcanza un 2,2% y por primera vez en el año presenta signos positivos. "Esto refleja un cambio en la tendencia y una importante desaceleración de la caída que venían arrojando los primeros meses del año", manifiesta Palo Mandzij, director de retail de esa consultora. En ese sentido, alega que, sin embargo, la cifra mencionada no logra repuntar el acumulado del año pasado, que lleva una caída de 6,2% en comparación con 2016.

Entre algunas de las conclusiones que plantea el ejecutivo, se puede destacar que "los formatos chicos siguen siendo los ganadores". En el acumulado del año -con cierre a octubre 2017- las superficies de hasta 500 m2 cayeron sólo un 3.2% en comparación con 2016, mientras que las superiores a 7.000 m2 cayeron un 8.8%. Por otra parte, menciona que, aunque parezca contradictorio, el canal mayorista presentó un crecimiento respecto de 2017, ya que en ese entonces sólo el 22% de los hogares argentinos elegían hacer compras en este canal, y hoy lo hace el 30%.

La voz de las empresas

La primera mitad del año fue la más mencionada por los referentes de la industria en términos de obstáculos para el crecimiento. En ese sentido, Agustín Beccar Varela, gerente General de Walmart menciona la retracción del consumo y los cambios de preferencias y hábitos de los clientes, aunque destaca "signos positivos" para el cierre de 2017. "Fueron factores clave que nos demandaron esfuerzos en materia de gestión", señala.

En la misma línea, Cristian Lema, Global Managing Director & Associate de Café Martínez, alega que durante el primer trimestre la empresa enfrentó aumentos de costos de operación que impactaron sobre la rentabilidad del negocio. "No obstante, logramos sostener en la cadena una tasa de crecimiento superior al 30%, y la expectativa es que continuemos con dicha tendencia", indica.

En Freddo, su director general, Julio Andrés Alfonsín, califica al año como "muy desafiante" por la "lenta recuperación del consumo privado". "Estamos trabajando en optimizar nuestra estructura de costos sin afectar la calidad excepcional de nuestros productos, lo cual no es negociable", expresa.

Por su parte, el director general de Netshoes, Alberto Calvo, denota que el "volátil índice de confianza del consumidor fue un factor determinante" y proyectó para 2018 buenas expectativas de crecimiento y de desarrollo por "los resultados de las acciones y cambios estructurales que se comenzaron a percibir de manera manifiesta en la segunda mitad del año".

Además, Eduardo Pochinki, presidente del supermayorista Vital, hace un balance "positivo" del 2017 y manifiesta que "el principal desafío" que enfrentó la empresa fue trabajar para que los aumentos de costos no se trasladen a los precios de venta. "Para lograrlo, trabajamos fuertemente en la mejora de nuestros procesos y así pudimos perfeccionar nuestros costos operativos. Todo esto pudimos hacerlo gracias a las importantes inversiones que venimos realizando todos los años", explica.

Mariano Castagnaro, presidente de El Noble, menciona un tema que el resto no: "Como principales obstáculos identificamos a los costos laborales y a los costos tributarios, que en otros países no existen, como ser Ingresos Brutos, Sellos o Tasas Municipales, y la falta de crédito de largo plazo y barato para la producción".

En relación a esto, en Blue Star Group, su presidente, Martin Castelli, también habla del aumento de costos, pero destaca que se pudieron compensar por el "cambio de tecnología en las tiendas y la reducción de capital de trabajo por mejoras en los procesos de fabricación". Respecto de las plataformas online, Gastón Parisier, CEO de Bigbox, lanza: "El balance del año es sumamente positivo". En esa línea, dice que las ventas en consumo masivo "crecieron exponencialmente".

Asimismo, Mariela Censori, gerente comercial de Moda, Belleza y Deporte de Mercado Libre, cuenta que en la empresa registran a nivel regional "más de 1,9 millones de ventas por mes en indumentaria y más de cinco millones en total" si se toman en cuenta las categorías que a su sector le competen. "MercadoLibre representa el 50% del fashion eCommerce de la Argentina teniendo en cuenta el volumen de negocio relevado según el estudio anual de CACE", manifiesta.

Pasado, presente y futuro de un negocio a la espera

Si hay algo en lo que casi todos coinciden, es en la irrupción de la tecnología durante los últimos años y su gran influencia en el negocio. Asimismo, algunos mencionan el cambio de hábito en los clientes, que presenta cada vez más desafíos para las empresas que tienen que ofrecer un servicio acorde a sus necesidades.

Las nuevas tecnologías, dice el director general de Freddo, están transformando las experiencias de consumo "que estarán caracterizadas por una mayor simplicidad y una mayor personalización". En Mercado Libre, por su parte, prometen seguir invirtiendo sostenidamente en tecnología, en marketing, en el reclutamiento y desarrollo del talento, y en el lanzamiento de beneficios para los usuarios.

"Será un gran desafío para el retail interpretar cuál es la cultura de consumo y de compra de los próximos años que se verá influenciada, tanto por el contexto macro-social, como por el acoplamiento a tendencias más globales del comercio", comenta Lema, de Café Martínez.

Asimismo, en Netshoes señalan: "vamos hacia una integración mundial" donde el consumidor va a tener también acceso a opciones globales. Lo cual, sin duda, generará nuevos desafíos para los players locales que deberán adaptarse al nuevo escenario". Parisier, de Bigbox, opina que para el retail "estos dos años fueron de transición de un modelo de consumo basado en el financiamiento a un modelo sincero de precios".

En discordancia con lo establecido por el resto de los líderes, el presidente de Blue Star Group denota: "No veo tanta innovación por el lado de la tecnología, pero sí de los básicos globales como: tener precios convenientes, mejorar la experiencia de compra, y trabajar para ser positivos con el medioambiente en el mediano plazo". Para él, la industria del retail "está intentando acomodarse".

El presidente del mayorista Vital, destaca: "Lo que viene pasando en estos últimos cinco años, pero con más aceleración en estos dos, es que los canales se rompieron. Hay un solo gran canal por donde confluyen todos los públicos".

"No se soluciona un atraso burocrático, tributario y laboral en dos años. Va a llevar un tiempo. Son importantes las reformas que se quieren sancionar en el Congreso para darle sustentabilidad en el largo plazo al país", lanza Castagnaro, de El Noble, quien se anima a opinar de política.

A su vez, Beccar Varela, de Walmart, indica: "En los últimos dos años, el sector ha tomado un protagonismo diferente, por lo menos en lo relativo a la discusión y debate público de las cuestiones que hacen a nuestra actividad". Al mismo tiempo, menciona algunos temas como la formalidad, fiscalidad, comercio exterior, desarrollo de cadenas regionales de valor, formación, generación de empleo, e inversión.

Inversiones: ¿una esperanza?

La inversión extranjera es, sin dudas para los referentes del retail, un importante factor para potenciar el negocio. De todas formas, siempre tiene que ir acompañada de claros objetivos y que uno de sus fines sea incrementar la competitividad. Así lo marcan desde Blue Star Group y El Noble. En el primer caso, el presidente de la empresa enfatiza: "En la sábana corta del gasto público/recaudación, nosotros, los empresarios, tenemos el rol fundamental de lograr estirar la sábana a fuerza de inversión, eficiencia, profesionalismo y, por supuesto, mucho trabajo. Esperamos el mismo compromiso desde el sector público". Desde El Noble, dicen que "todo lo que sea inversión competitiva nos gusta, nos hace mejorar. Traen nuevas tecnologías, hacen crecer el mercado. Bienvenidos".

Por otro lado, desde Netshoes anticipan un posible escenario para la Argentina: "Lo que vamos a ver en los próximos años es la presencia de marcas globales participando y compitiendo, lo que va a demandar de parte de los players locales la necesidad de buscar soluciones a los nuevos desafíos que enfrentarán".

"Las inversiones extranjeras en el país influyen de forma decisiva en, por lo menos, dos sentidos", arguye el gerente general de Walmart. Argumenta que, de las principales cinco cadenas de supermercados, tres son de origen extranjero, por lo que, en su opinión, la inversión extranjera en el retail ha sido uno de los "principales factores" en el desarrollo de nuevas bocas, reinvención de las existentes y la oferta de nuevas propuestas de servicios en los últimos 25 años. Como segundo punto menciona la dinamización del consumo en el mercado interno y la mejora de la oferta de infraestructura y servicios.

"Si el Gobierno trabaja en bajar las barreras para que se dinamice la inversión directa, sea extranjera, local o un mix de ambas, se va a potenciar un círculo virtuoso de inversión, empleo y consumo, lo cual es positivo en muchos aspectos para nuestra industria", dice Global Managing Director & Associate de Café Martínez. En su visión, la inversión siempre va a influir positivamente si está dirigida a dinamizar sectores productivos y de servicios del país.

En esa misma línea, el director General de Freddo comenta que el capital extranjero es importante, no solo para la industria, sino también para la economía en general. Sin embargo, resalta la necesidad de que los actores actuales y las empresas locales o multinacionales apuesten al país y sigan invirtiendo "con el consiguiente impacto en la generación de empleo".

El presidente de Vital expresa que todas aquellas inversiones que contribuyan a que los costos operativos se mantengan u optimicen, "serán bienvenidas". Asimismo, el CEO de Bigbox prevé un impacto en las marcas nacionales con la llegada de las internacionales. De esta manera, concluye: "Si a la Argentina le va mejor, a todos le va a ir mejor".

Visión para 2018

Desde Nielsen, observan que para el año que viene se presentará un crecimiento moderado, atado al desempeño de la economía local. Esto implica posibles aumentos de tarifas en servicios públicos, inflación y demás factores que afectan el bolsillo de los consumidores y sus expectativas de consumo.

El impacto de las reformas

La discusión que se esgrime en el Congreso por la reforma laboral, tributaria e impositiva tendrá cierto impacto sobre la industria del retail. Quienes se animaron a opinar al respecto, consideraron que se trata de medidas necesarias para impulsar el crecimiento y la inversión, y reducir el costo laboral.


Fuente: Cronista

0
0
0
s2smodern

 


El inversor del exterior se muestra más optimista que el inversor local. El mercado está más atento que nunca a que las reformas se lleven a cabo y el potencial de crecimiento es significativo.

La Universidad Torcuato Di Tella junto con el Banco Ciudad y su fundación, y el Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros CLAAF reunieron la semana pasada a economistas locales y de Latinoamérica para la tercera edición de la Conferencia Internacional de Economía y Finanzas, en la que se debatieron las oportunidades y desafíos financieros para Argentina y otras economías emergentes. En esa conferencia, El Cronista tuvo la oportunidad de conversar con Federico Infantino, Head of Latam Structured Credit Sales del banco de inversión japonés Nomura.

En la charla, Infantino sostuvo que los bancos japoneses tienen más capital que los bancos europeos y americanos y por ello están muy bien posicionados para prestar en Argentina y ya lo estamos haciendo. "Creemos que los años que se viene van a estar llenos de oportunidades y entendemos que el vínculo con Asia es clave ya que Asia es el lugar de la tierra con mayor liquidez por lejos", dijo.

El banco de inversión japonés Nomura se encuentra activamente haciendo negocios en la Argentina y ha participado activamente con u$s 1500 millones en la operación de Repo que concertó el Tesoro a mediados del año con un grupo de bancos internacionales.

¿Cómo ven a Argentina en este proceso de apertura a los mercados internacionales después de tantos años?

Lo vemos con buenos ojos y optimismo, aunque cautelosos y atentos a que las reformas que se han prometido efectivamente se concreten. Muchos inversores se preguntan si ya los activos no están caros luego de fuertes subas sostenidas en los últimos años y si en realidad no es este un buen momento para reacomodar portafolios. Para responder esas dudas, creemos que hoy en día los mercados emergentes son los que tienen mayores perspectivas de crecimiento para los próximos años y en ese grupo de mercados encontramos en Argentina como una de las mejores historias.

Se trata de un escenario en el cual se está dando un proceso de cambio desde el lado institucional y de proyecto político, pero también está siendo apoyado por la gente. Las elecciones dieron ese indicio y ese mensaje al mercado.

Subieron mucho los activos argentinos...

Consideramos que, luego del rally que tuvieron los activos este año, ahora los precios de los activos locales están bien respecto de la información que hay en el mercado hoy en día. Pese a ello entendemos que los mercados no están 100% seguros de que las reformas vayan a quedar efectivamente concretadas.

Ahora bien, si las reformas llegasen a ocurrir, entonces muy probablemente los activos argentinos van a seguir convalidando ese camino alcista.

¿No se agotó que la historia esta buena?

No creo. De todos modos, entendemos que el mercado está más pendiente que nunca que las cosas que se van prometiendo se vayan concretando y consolidando. El año que viene es clave para ello. Incluso las reformas actuales del congreso son claves. Si siguen el plan que prometieron, vamos a seguir viendo en el incremento en el apetito de inversores para proyectos de inversión en economía real así como de los activos financieros argentinos.

Se nota que el inversor de afuera está más bull que el local...

Exactamente. Creo que eso está ocurriendo ya que no ven ni están pendientes del día a día de argentina y ven más el proceso de mediano y largo plazo. Esa cierta abstracción es fundamental. Estando acá uno nota que hay mucho ruido mediático y eso distorsiona un poco la realidad. Mirándolo con mayor frialdad y con cierta distancia te permite ver que el camino que se está llevando por el gobierno es satisfactorio en el mediano y largo plazo. El factor que nos mantiene con cierta cautela es el hecho de ver que las reformas pendientes queden finalmente concretadas.

Luego de la victoria oficialista se reaviva el potencial ingreso a los mercados emergentes. ¿Qué perspectivas desde el lado económico y financiero generan dicho upgrade?

En los mercados el ingreso a los índices de emergentes puede generar un importante ingreso de capitales ya que van a haber fondos que deben replicar el índice de emergentes y por lo tanto estarán obligados a comprar activos argentinos. Esto va a incrementar la liquidez de los activos argentinos y en consecuencia, mejorar los precios de los mismos. En el lado de la economía real, desde Nomura estamos trabajando muy fuerte en el sector de inversiones. Yo particularmente estoy dedicado a inversiones de economía real mediante los proyectos públicos privados (PPP) y en ese segmento esperamos ver un ingreso de capitales del orden de u$s 40.000 millones en los próximos 4 años, independientemente de lo que suceda con el ingreso al índice.

Vemos mucho potencial en el desarrollo de proyectos de economía real e infraestructura ya que Argentina viene de prácticamente 15 años en el que no existieron proyectos para mejorar y potenciar la infraestructura.

¿Cómo juegan las altas tasas de interés en estos proyectos, desde el momento en que desmotivan la inversión en economía real?

Es cierto que las altas tasas desincentivan la inversión en economía real e incentivan la inversión financiera, aunque vemos que a nivel mundial hoy en día los inversores están segmentados. Existen fondos de inversión que especulan con la parte financiera, aprovechando las oportunidades de corto plazo y que nunca se posicionarían en proyectos en los cuales los plazos de repago rondan los 10 años. Para ello existen otros fondos que se dedican específicamente a proyectos de infraestructura. Hasta ahora no estaban dadas las condiciones para que estos fondos se decidiesen invertir en Argentina. Con este proceso de cambio, vamos a ver un ingreso de estos fondos de inversión que van a buscar desarrollar proyectos de infraestructura a largo plazo.


Fuente: Cronista

0
0
0
s2smodern